Rambo

Rambo llevaba mucho tiempo viviendo cerca de una masía abandonada, parece que los dueños lo dejaron allí tras irse. Era un perro muy asustadizo y costó mucho tiempo de coger. Era reacio a cualquier muestra de afecto, aun le cuesta acercarse para recibir una caricia, su mirada te impacta, pero cuando coge confianza es un amor. Ahora es mas sociable, sale con sus compañeros y se le ve feliz, pero necesita un hogar, como todos, pero más los que van haciéndose mayores y no se adoptan fácilmente.