Proyecto Green Care Junior

Niña abrazando un perro coterapeuta Humanymal

 

 

El proyecto Green Care Junior destinado a menores pertenecientes a la Asociación Mensajeros de la Paz en Valencia, nace desde el objetivo prioritario de mejorar la calidad de vida de las personas a través de programas de intervención basados en la interacción con animales y el medio natural como herramienta de trabajo válida para la consecución de objetivos terapéuticos y educativos con niños y adolescentes.

Logo Green Care

Un ingrediente imprescindible en esta iniciativa es sin duda, el enfoque de ayuda mutua, ya que los animales intervinientes son cuidados, educados y rehabilitados por los menores que tienen como objetivo favorecer el que sean adoptados.

Por su parte, los animales residentes en la Protectora de Animales de Alcoy, serán el estímulo y en muchos casos, el principal elemento motivador, para la implementación de actividades en las 4 áreas principales que recoge el programa: psicológica/emocional, educativa, social y ocupacional.

Así, el presente proyecto se constituye como una alternativa de intervención novedosa a nivel metodológico basada en la introducción de los animales como soporte emocional y recurso educativo, ya que éstos incidirán de forma muy positiva en aspectos como:

  • La actitud ante el programa. Predisposición más positiva que en otro tipo de intervenciones.
  • El estado de ánimo. La interacción e intercambio emocional con el animal mejora el estado de ánimo de los menores participantes.
  • El nivel de relajación. Los niveles de ansiedad disminuyen cuando los menores trabajan con animales.
  • El grado de motivación de los menores ante la intervención y muy especialmentehacia las actividades educativas.
  • La alianza terapéutica del menor con el equipo de intervención. El animal actúa como enlace entre el menor y el equipo que implementará el proyecto.

No podemos olvidar la influencia positiva que el contacto y cuidado de la naturaleza tiene tanto en los menores como en los animales intervinientes. Las actividades al aire libre, el contacto con la tierra y la sensibilización con respecto a la importancia de cuidar el medioambiente son también, elementos clave durante la intervención.

Niña abrazando un perro coterapeuta de Humanymal

A continuación os dejamos el texto que una joven ha escrito a cerca de su percepción y experiencia con la terapia canina.

“Cabe decir, que la mayoría al escuchar de este proyecto tuvimos nuestras dudas, como cualquier otro adolescente, pero también vale la pena decir que ha sido una experiencia que sin duda, todos repetiríamos.

Este proyecto se basaba en terapia con animales, algo que sonaba un poco extraño en nuestra cabeza al planteárnoslo pero, sin embargo accedimos, sabiendo que esto llevaba las consecuencias de ir sábado tras sábado, con una hora y media de viaje en coche, junto a todos aquellos que ibamos a esa actividad.

El primer día, el tiempo había decidido ponerse totalmente en contra, hacia mucho frío y el viaje en coche se hizo muy largo, pero a pesar de todo aquello todos estábamos con los nervios a flor de piel e impacientes. La recibida que tuvimos fue acogedora, como si se tratase de un sitio en el cuál nos conociesen ya.

Pero, un detalle que no puede pasar de largo, es que ese día…Conocimos a unos animales, que acabamos queriendo como si fueran familia.

Día tras día, sesión tras sesión todos íbamos cogiendo confianza, los viajes en coche se hacían eternos, y las esperas para ver a todas aquellas personas que nos acompañaban en la actividad eran largas. Las sesiones para ver a ‘nuestras’ mascotas se hacían aún más eternas, estábamos impacientes, porque aquellos perros los considerábamos lo más grande que podíamos haber encontrado.

Actividad tras actividad, entrenamiento tras entrenamiento pero, para ambos.

Tanto a la hora de las inseguridades, como a la hora de tranquilizarnos era algo que conseguimos hacerlo ambos, tanto el perro como la persona. Porque, llegamos a tener esa conexión, la cuál demostrábamos cada minuto, ya que con una simple orden para nosotros era como si hubiésemos conseguido algo maravilloso.

Hubo hasta sesiones con gatos, las cuales la mayoría de las veces consistía en meternos en una gatera, y allí respirar para relajarnos, solo de esa manera los gatos se acercarían a nosotros y dejarían que los tocásemos. Costó, ya que al ser tan nerviosos y estar tan a gusto eramos un no parar, pero, alguna que otra vez lo llegamos a conseguir.

Era una rutina, el entrar sabiendo como nos sentíamos, y salir completamente diferente, relajados, felices, entusiasmados y con ganas de la siguiente sesión. Ya que en eso se basa, en querer más, más tiempo, más días, más momentos juntos.

Ha cambiado mucho nuestras maneras de ver las cosas, nuestras formas de pensar, y tan solo en unas semanas…Mientras que nadie quiere que esto acabe, queremos que continúe, que los viajes sigan adelante, que la experiencia nunca acabe.

© Humanymal

De esta experiencia, creo que todos nos llevamos mucho; tanto como momentos, recuerdos inolvidables, viajes cantando a toda voz, aquellos perros que ya han sido adoptados o que pronto lo serán. También momentos tristes, debemos asumir que los perros tienen que ser adoptados, o que hay muchos que han sufrido maltratos, y eso nos lleva a pensar en como querríamos llevarnos a todos ellos, pero algo que hemos aprendido es que debemos ser responsables a la hora de adoptar un perro y eso es algo que sinceramente creo que no se nos olvidará.

Escribo esto con el pensamiento de que nos quedan pocas sesiones, y eso llevará a dejar de ver a los animales, a las personas que han estado ahí ayudándonos.
Que eso llevará a pensar en como estarán, en si volveremos a realizar esos viajes eternos para abrazarlos.

Y aunque nos vaya a doler tanto o más que si estuviésemos perdiendo a alguien muy importante, el dolor no se compara al amor que hemos recibido, el dolor no se compara con la nueva forma que hemos recibido de ver el mundo.

Esta, es una forma de expresar como nos hemos sentido y como nos sentimos ahora que todo va a acabar, que vemos pasar los días como si fueran segundos.
Sentíamos la necesidad de que más personas se enterasen de este proyecto que tanto nos ha ayudado desde el 27 de Febrero, desde comienzos de año hasta verano…
Diría mil y una palabra más, pero creo que…Es mejor que lo demás lo conservemos como recuerdo en común.

Esto ha sido grandioso, y esperamos por un año más repitiendo esto, y que se nos de mucho mejor.”

~ Origen

Green Care Junior es la prueba viva de que juntos, no hay límites: GREENCARE.ES